Nuevos fondos permitirán a La Caja de Ahorros mejorar su oferta de créditos hipotecarios y apoyar la reactivación económica

Nuevos fondos permitirán a La Caja de Ahorros mejorar su oferta de créditos  hipotecarios y apoyar la reactivación económica

A pesar de la difícil situación que atraviesan Panamá y el mundo debido a la pandemia de coronavirus (COVID-19), no hay dudas que 2020 será un año memorable para la Caja de Ahorros, no sólo por los reconocimientos alcanzados, sino también porque marcará un cambio en su estrategia de fondeo que tendrá un impacto significativo en su cartera de crédito y en el apoyo que debe brindar para ayudar a reactivar la economía del país.

La entidad, fundada hace 86 años, recibió este año una calificación de riesgo de largo plazo de AAA (pan) con perspectiva “Estable”, por parte de Fitch Rating, resultado de una nueva estrategia gerencial orientada a alcanzar tres objetivos, diversificar sus fuentes de fondeo, reducir los trámites en el otorgamiento de créditos y promover la bancarización de aquellos sectores de la población que por diversas razones se han visto excluidos de los servicios financieros.

Otro hito para la Caja de Ahorros el galardón obtenido en los Premios Fintech Américas, en el que se le otorgó el Premio Platino del segmento país en la categoría de Inclusión Financiera gracias a su proyecto Caja Amiga, que ha logrado llegar a más de 450,000 panameños de comunidades rurales que utilizan la plataforma para realizar sus transacciones en pequeños comercios que también se ven beneficiados económicamente por cada movimiento bancario.

Pero el punto, culminante de este cambio de estrategia ha sido la concreción de los acuerdos para acceder a un fondo de financiamiento de $400 millones, orientados en su totalidad al otorgamiento de préstamos para viviendas de interés social y preferencial de hasta $120,000, así como la entrega de créditos a pequeñas y medianas empresas (Pymes) que se han visto impactadas por la actual situación económica ocasionada por la pandemia del COVID-19.

Ariel Herrera, gerente de Finanzas y Tesorería de la Caja de Ahorros, en entrevista con Capital Financiero nos explica que impacto tendrán para los clientes de esa entidad esas líneas de crédito aprobadas por dos de las instituciones bancarias más importantes del mundo, Citi y BBVA, con la garantía otorgada por la Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones del Banco Mundial (Miga, por sus siglas en inglés).

-¿Cómo evalúa el equipo ejecutivo de la Caja de Ahorros este hito que representa acceder a fondos por $400 millones de la banca internacional?

-Ciertamente es un hito histórico que se inició a pocos meses del inicio de la actual administración cuando nos dimos cuenta que teníamos que hacer un cambio en la estructura de pasivos del banco, a fin de diversificar sus fuentes de fondo, lo que implicaba abrir a la Caja de Ahorro a relaciones y financiamiento de bancos de categoría mundial.

“Emprendimos la tarea de buscar este tipo de relaciones y el primer resultado en el que se vio reflejado este cambio de estrategia fue el refuerzo de las reservas del banco, lo que fue muy bien visto y reconocido por las agencias de calificadoras e incluso por Miga, permitiendo iniciar las negociaciones para acceder a financiamientos de más largo plazo.

“Los resultados de todos estos esfuerzos son los financiamientos obtenido con Citi y BBVA por $400 millones, de los cuales $250 millones son un crédito a 15 años, gracias al respaldo de Miga, para el otorgamiento de hipotecas dentro de la Ley de Interés Prefrencial con un valor de hasta $120,000, mientras que el otro tramo consiste en $150 millones otorgados por BBVA para la reactivación económica mediante préstamos orientados directamente a las Pymes afectadas por la pandemia del COVID-19”.

-¿Cómo beneficiaría el acceso de la Caja de Ahorros a nuevas fuentes de fondeo a sus clientes?

-Este financiamiento, al ser de más largo plazo, nos permite brindarles a los clientes que accedan a este programa de créditos la posibilidad de ofrecerles un mayor plazo en sus hipotecas. Hablamos de plazos de hasta 35 años, lo que significa la posibilidad de contar con letras más bajas y permite que un mayor número de personas puedan calificar para la compra de una vivienda.

“Debo aclarar que, con estos préstamos, la Caja de Ahorro no se va a convertir en una entidad que pueda distorsionar el mercado hipotecario en materia de tasas porque en ese nicho del mercado las tasas ya están marcadas por una referencia y por los créditos fiscales que reconoce la Dirección General de Ingresos (DGI) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

“Pero el diferenciador que vamos a poder ofrecer a partir de este momento, que no lo puede ofrecer ningún otro banco de la plaza, un crédito a 35 años, lo que se va a ver reflejado en el flujo de caja de los clientes, que es precisamente lo que más se necesita en este momento”.

-¿Cómo y por qué este financiamiento marca la incursión en la Caja de Ahorros en un nuevo negocio, el financiamiento de las Pymes?

-Nosotros originalmente nos planteamos el acceso a este tipo de financiamientos de largo plazo para apuntalar nuestro principal negocio que es el otorgamiento de préstamos hipotecarios principalmente para el segmente de interés preferencial, sin embargo, cuando azotó la pandemia del COVID-19 realizamos que ya el problema de las familias panameñas no se limita a acceder o mantener la vivienda, sino también mantener su empleo, lo que nos llevó a la conclusión de que no sólo teníamos que apoyar al cliente particular, sino también a los empleadores.

“Por ello aprovechamos nuestra relación con Miga y logramos contacto con BBVA que es un banco que se especializa en el otorgamiento de créditos a las Pymes a nivel mundial y en Latinoamérica, logrando un mecanismo que nos permitirá financiar a este sector de la economía afectado por el COVID-19 mediante créditos con tasas blandas, que nos ayudará a mantener los empleos de nuestros clientes”.

-¿Cómo va a manejar la Caja de Ahorros estos préstamos a la Pymes?         

-Nosotros en la Caja de Ahorros entendemos que estamos un momento muy crítico en materia económica y que todos los segmentos de la economía se han visto afectado de diversas maneras. Pero hay que tener presente que cada empresa es un caso particular y ha sido afectada por la pandemia del COVID-19 de una forma única, por lo que tenemos que analizar caso por caso al momento que estas nos soliciten un crédito para reactivar sus operaciones.

“Debemos recordar que el Estado panameño ha establecido varios programas de financiamiento para la reactivación económica, lo que incluye la Banca de Oportunidades que es un programa para apoyar a las personas que han emprendido durante la pandemia del COVID-19 o desean emprender un negocio y un programa de créditos a la micros y pequeñas empresas (Mipymes), con créditos de hasta $250,000, que será manejado por el Banco Nacional de Panamá (BNP).

“Así que nuestro programa de financiamientos para la reactivación económica va dirigido a empresas que tienen un mayor tamaño, las Pymes, con la idea de recuperar la mayor cantidad de empleos, lo más rápido posible, en todos los sectores productivos del país para lo cual hemos estado desarrollando una estrategia de atención al cliente que garantice que un sistema ágil y eficiente para el otorgamiento de los créditos.

-¿A partir de cuándo estarán disponibles estos fondos para que los clientes del banco puedan solicitar un crédito?

-Esperamos que partir de esta semana ya pidamos contar con estos fondos. Aunque aclaro que desde que anunciamos el acceso a estos financiamientos por $400 millones ya hemos recibido algunas solicitudes de crédito por parte de personas y empresas que se han comunicado con el banco a través de correos electrónicos y llamadas telefónicas, por lo que se puede decir que ya estamos recibiendo y tramitando las peticiones nuestros clientes.

-¿En el caso de los préstamos a las Pymes, qué documentos deben acompañar la solicitud de un crédito?

“Nuestro principal interés, repito, es la recuperación económica y la preservación de los puestos de trabajo. Por ello, prácticamente los requisito son que la empresa esté debidamente constituida, que tenga su Aviso de Operación y que tenga más de dos (2) años de existencia, de forma que el banco pueda evaluar su situación y ofrecerle una solución que se ajuste a sus necesidades, siempre tomando en cuenta que desde marzo de este año la pandemia del COVID-19 trastocó su desempeño en múltiples aspectos”.

Hitler Cigarruista
hcigarruista@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com