Grandes obras en Panamá Oeste pueden acelerar empleo inclusivo y sostenible en esa región

Grandes obras en Panamá Oeste pueden acelerar empleo inclusivo y sostenible en esa región
El consultor René Quevedo estima necesario fortalecer los encadenamientos productivos en sectores complementarios como el comercio y la logística| Archivo

La ejecución de importantes obras como la Línea 3 del Metro de Panamá, el Cuarto Puente sobre el Canal,  la cinta costanera desde el Hospital Nicólas Solano en La Chorrera hasta Panamá Pacífico en Howard, entre otras, abren la posibilidad de generar nuevas fuentes de trabajo en la provincia de Panamá Oeste y dinamizar su economía.

El viceministro de Finanzas, Jorge Almengor, pronosticó que “Panamá Oeste, en los próximos cinco años, será el escenario de importantes inversiones en infraestructura pública y desarrollo social que mejorarán la calidad de vida de los panameños y panameñas que residen en esta provincia”.

Solo la Línea 2 del Metro “llegó a ocupar a más de 5,000 personas y anticipamos que con la Línea 3 ocurrirá un comportamiento similar”, afirmó a Capital Financiero Agustín Arias, director de Ingeniería y Proyectos del Metro de Panamá.

René Quevedo, consultor laboral, señaló que el desarrollo de megaobras en esta provincia, genera oportunidades para la inclusión productiva de la población, “a través de la contratación de mano de obra de la comunidad y la compra de servicios a proveedores locales”.

De ocurrir de esta manera, “se convertirá en parte importante de la gestión social de estos proyectos. En su defecto, estas demandas comunitarias se convertirán en fuente de conflicto social”, advirtió.

Por otro lado, afirmó Quevedo, la construcción, cuyo requerimiento promedio de escolaridad es 10.6 años aprobados en Panamá Oeste, devengando un salario promedio de $725,50 y 76% de su fuerza laboral con Educación Media o inferior, de acuerdo con datos de la Contraloría General de la República (CGR), “plantea para muchos jóvenes de escasos recursos una posibilidad real de un empleo digno, máxime cuando la deserción escolar en Educación Premedia y Media en nuestro país es 62%, con 14,000 adolescentes que abandonan el sistema cada año”.

Reconoce que reactivar el sector de la construcción es importante porque “1 de cada 4 trabajadores del país trabaja en este sector o es agricultor”.

Agregó que también se impone “facilitar la continuidad laboral en los nuevos proyectos”, propiciando emprendimientos “y encadenamiento productivo en sectores complementarios, como el comercio, la logística, alimentación y otros” que se espera sean impactados “por el nuevo estímulo económico y poder adquisitivo asociados a las obras programadas para Panamá Oeste (Línea 3 del Metro, Cuarto Puente, Saneamiento de Arraiján y Chorrera, Corredor de las Playas…)”.

Quevedo observa que este escenario abre la posibilidad, “a través de Alianzas Público Privadas y Público Sociales, de crear empleo incluyente y oportunidades para el empoderamiento económico e independencia financiera que permita a muchos grupos vulnerables la posibilidad de generar ingresos dignos en actividades, directa e indirectamente derivadas de estas importantes inversiones”.

Quevedo entiende que estas estrategias permitirán generar puestos de trabajo sostenibles porque construcción y agricultura, “no serán los motores de la empleomanía en el país como lo fueron entre el 2004 y 2014”.

En este periodo  fue la ampliación del Canal de Panamá el proyecto de infraestructura más relevante, “con una inversión de $5,500  millones. Esto ocasionó que entre el 2004 y 2014, el 52% de la expansión del empleo viniera de tres sectores: Construcción (que creó 105,000 empleos, duplicando su fuerza laboral), Comercio y Agricultura. A partir del 2014 esto cambió, y 3 de cada 4 nuevos empleos vienen de la Logística, Turismo, Industria, Salud, Tecnología y Otros Servicios, con requerimientos educativos superiores a los requeridos en la década anterior”, detalló Quevedo.

El experto reconoce que también se genera un desafío desde la perspectiva de la escolaridad, porque si construcción demanda 9.1 años aprobados, otros sectores requieren mayores niveles de instrucción formal que se deben atender para evitar “agravar la desigualdad social en nuestro país”.

Carlos Garcimartín, economista en jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Panamá, en esta misma línea, dijo a Capital Financiero que Panamá, para mantenerse como país de altos ingresos, debe encontrar nuevos motores de crecimiento e incluir a la población.

Esto pasa por asumir los desafíos de la competitividad, la educación, la calidad institucional y la cohesión social.

Ángela Laguna Caicedo, presidenta de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (Spia), señaló que además de garantizar el empleo, piden velar por el cumplimiento de la Ley 15 (de 26 de enero de 1959), que regula el ejercicio de las profesiones de ingeniería y arquitectura.

Aclaró que si bien la ley permite la contratación de profesionales extranjeros en ciertas condiciones, también se debe promover la transferencia de conocimiento para que una vez en marcha las obras, caso en particular de Línea 3 del Metro, el trabajador panameño esté en condiciones de liderar los procesos  como ya ha venido ocurriendo con Línea 1 y Línea 2.

Violeta Villar Liste
Violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com