España sale en defensa de Panamá y sopesa bloquear la lista negra europea antiblanqueo

España sale en defensa de Panamá y sopesa bloquear la lista negra europea antiblanqueo
Otros 13 países han presentado objeciones| Cortesía

Luego del documento expuesto en Bruselas por la Comisión Europea en el que se incluye a Panamá en una lista de al menos 20 países de alto riesgo con deficiencias estratégicas en su régimen en lucha contra el lavado de dinero y la lucha contra la financiación del terrorismo, son muchos los que han alzado la voz manifestando que la Comisión Europea, encargada de diseñar el documento, no ha sido rigurosa con los procedimientos.

El medio de comunicación español ‘El Confidencial’, realizó un artículo que colocamos a continuación:

 

El Gobierno español está sopesando bloquear la lista negra europea de países que no cumplen los requisitos mínimos en la lucha contra el blanqueo de dinero y financiación del terrorismo, según ha asegurado a El Confidencial una fuente diplomática española. Y se lo plantea porque la Comisión Europea, encargada de diseñar el documento, no ha sido rigurosa con los procedimientos, según la fuente.

El listado, que hizo pública este miércoles la comisaria de Justicia, Vera Jourová, y que señala 23 países, entre los que están Panamá, Puerto Rico o Arabia Saudí, se ha diseñado de una forma que podría haber sido “más rigurosa” y “transparente”, según señala otra fuente del Gobierno español. Según explican a este periódico, los Estados que conforman la lista no han sido consultados.

Y en Madrid escuece especialmente la situación de Panamá. “Está en un proceso de aprobación de una legislación contra el blanqueo”, asegura una de las fuentes, señalando que el país latinoamericano tiene de plazo hasta junio, y que no se comprende que Bruselas haya decidido señalarlo sabiendo que está en proceso de corregir sus deficiencias. “Nos congratulamos siempre que hay progreso contra el blanqueo, pero en este caso hay reservas”, señala.

Vera Jourová, comisaria de Justicia. (Reuters)

España no está sola en la queja. Según afirman fuentes diplomáticas, hay un total de 13 países de la Unión Europea que han presentado objeciones con la lista, entre los que están Reino Unido, Alemania y Francia. Ahora tienen un mes para decidir si la aceptan o si finalmente es bloqueada, para lo que se requiere una mayoría cualificada (que el 55% de los Estados miembros vote a favor, o que lo hagan países que representen en total al menos el 65% de la población de la UE).

Fuentes comunitarias se defienden: se ha seguido el proceso establecido por la quinta directiva contra el lavado de dinero, aprobada en julio de 2018, que establece un endurecimiento de las condiciones por las cuales un país puede acabar en una lista de jurisdicciones de alto riesgo.

Bruselas asegura también que se consultó a los Estados miembros, que ya fueron informados de una primera lista de 54 candidatos a entrar en el documento final, y que durante el proceso fueron informados. Cuando finalmente la Comisión Europea obtuvo la lista, elaborada con su propia metodología, que también se comunicó a las capitales, la envió a los gobiernos, que contaban con 10 días para contestar.

Adicionalmente, según ha explicado una fuente del Ejecutivo comunitario, los Estados miembros contaron con cinco días más de plazo. Pero el Gobierno español insiste en que no fue suficiente. La publicación del documento ha sido “demasiado apresurada para unas acusaciones tan graves”, señala una fuente diplomática, especialmente preocupada por la inclusión de Panamá.

De hecho las reacciones en el país americano no se han hecho esperar: este mismo miércoles, tras la publicación de la lista, han llamado a consultas al embajador de la UE en Panamá como respuesta a la medida “injusta” tomada por Bruselas. “La inclusión resulta poco coherente con la cercana relación bilateral y comercial que mantiene Panamá con este bloque y con el gran avance de la nación en cuanto al fortalecimiento y modernización de su plataforma financiera y de servicios internacionales”, ha asegurado el Gobierno panameño.

| Una lista sin consecuencias |
La Comisión Europea ha explicado que la lista es solo un toque de atención, pero no tiene consecuencias importantes: no hay sanciones, ni tampoco ningún tipo de restricción para los países que aparecen en ella. Lo único que se pide a los bancos y entidades financieras europeas es que extremen su precaución en sus actividades en estos países considerados de alto riesgo.

La lista incluye, además de a Arabia Saudí, Panamá y Puerto Rico, a Afganistán, Samoa Americana, Bahamas, Botsuana, Corea del Norte, Etiopía, Ghana, Guam, Irán, Irak, Libia, Nigeria, Pakistán, Samoa, Sri Lanka, Siria, Trinidad y Tobago, Túnez, las Islas Vírgenes estadounidenses y Yemen. Una docena de estos países ya estaba en la lista del Grupo de Acción Financiera Internacional, y los otros 11 han sido añadidos ahora por la Comisión Europea.

Jourová, en una rueda de prensa celebrada este martes, ha querido restar importancia a los roces con las capitales, señalando que son producto de la aplicación de una nueva metodología por parte de Bruselas. “Lo que oímos es la reacción natural ante algo nuevo, algo políticamente sensible”, ha asegurado la checa.

Nacho Alarcón
@nacho_alarcon

Bruselas
El Confidencial

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias