Empresarios exhortan a la integridad como sinónimo de buenos negocios

Empresarios exhortan a la integridad como sinónimo de buenos negocios
El Consejo de Empresarios Iberoamericanos presentaron una declaración a los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en la XXVI Cumbre Iberoamericana en la ciudad de Antigua, Guatemalal Cortesía

 

La transparencia e integridad en las actuaciones, tanto de las autoridades como de los particulares y los ciudadanos que se relacionan con ellos, son esenciales para el desarrollo económico y social de nuestros países, concluyó el Consejo de Empresarios Iberoamericanos (Ceib).

Los presidentes de las Organizaciones Empresariales de Iberoamérica y miembros de la Organización Internacional de Empleadores (OIE) que conforman el Consejo de Empresarios Iberoamericanos (Ceib), se congregaron en la XXIX Reunión de Presidentes de Organizaciones Empresariales Iberoamericanas.

Este encuentro se celebró en Antigua, Guatemala, los días 13 y 14 de noviembre de 2018, a objeto de reflexionar sobre temas de interés para los países de la región.

Por la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap) participaron Raúl Delvalle, expresidente de la Cciap y presidente de la Comisión Agenda País y Julio Vidal, director de Desarrollo Organizacional de la Cciap.

Entre otros aspectos abordaron el papel de las organizaciones empresariales en el mejoramiento de la transparencia y el rol de las organizaciones empresariales en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esta discusión derivó en una declaración que presentaron a los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en la XXVI Cumbre Iberoamericana en la ciudad de Antigua, Guatemala, en la cual participó el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela.

Entre otras conclusiones destacan que “la transparencia e integridad en las actuaciones tanto de las autoridades como de los particulares y los ciudadanos que se relacionan con ellos, son esenciales para el desarrollo económico y social de nuestros países”.

Estos valores, resaltan, son la base de la confianza ciudadana en sus instituciones y en los agentes que las representan.

“De igual manera, la transparencia y la rendición de cuentas construyen la democracia participativa, la gobernabilidad pacífica, las bases de las políticas públicas, la redistribución equitativa de los recursos del Estado y de los proyectos de inversión pública”.

Los empresarios argumentan en la Declaración que “la transparencia y la integridad son fundamentales para la construcción de alianzas público-privadas, la realización de negocios y el suministro de bienes y servicios a la sociedad. Son sinónimo de reputación y de buenos negocios”.

Resaltan que “los recientes episodios de corrupción a nivel regional o nacional han evidenciado sus consecuencias políticas y económicas negativas, particularmente para los ciudadanos, las empresas –en especial las pequeñas y medianas (Pymes)–, los proveedores, distribuidores, trabajadores y también al sector financiero”.

Según estudios recientes la corrupción tiene impacto económico. De hecho exponen que “el costo anual en sobornos es de aproximadamente $1,5 a  $2 billones (alrededor del 2% del PIB mundial), afectando tanto a los países desarrollados como a los países en desarrollo.

La corrupción, observan, disminuye las inversiones en 5% y aumenta el costo para hacer negocios en 10%.

“Los costos de endeudamiento tienden a aumentar para aquellos países en los que la corrupción se percibe como alta”.

En este contexto, también apoyan la simplificación normativa y la facilidad de trámites a través de una correcta implementación de reformas en los sistemas regulatorios haciéndolos más eficaces, sencillos y asequibles el acceso a los servicios del Estado y el cumplimiento de los deberes ciudadanos y corporativos.

La tecnología, se expresa en el documento, es también una herramienta de gran valor en la mejora de la transparencia.

Los presidentes de las Organizaciones Empresariales de Iberoamérica expresaron su compromiso con la erradicación de toda forma de corrupción como principio ético común.

También ratifican su compromiso para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en particular el Objetivo 8, Trabajo Decente y Crecimiento Económico, considerándolo como parte central de un enfoque integral y transversal para conseguir los ODS en su conjunto.

Solicitan a las Organizaciones Internacionales, y en especial a la OIT, reforzar sus capacidades para asistir en el monitoreo del desarrollo productivo en el marco de los ODS, equipar a los países para la generación e instrumentación de indicadores y datos para colaborar en la elaboración de informes sobre ODS y metas específicas.

Las organizaciones empresariales de Iberoamérica expresaron que reconocen y postulan que la libertad de asociación, el respeto a la propiedad privada y el estado de derecho resultan indispensables para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región.

En este sentido manifestaron su preocupación por las graves violaciones que en este sentido se comenten de manera particular en Nicaragua y Venezuela.

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias