El mejor regalo que podemos dar a nuestros hijos es el tiempo: Felipe de la Guardia

El mejor regalo que podemos dar a nuestros hijos es el tiempo: Felipe de la Guardia
"Muchas veces, nuestros hijos son nuestros espejos", Felipe de la Guardia | Cortesía

Tratar de encontrar un balance entre el trabajo y la familia, es para Felipe de la Guardia, gerente general de Town Center Costa del Este, una tarea que no siempre es fácil.

Se convirtió en padre a los 32 años de edad y desde entonces su vida cambió de forma “inmediata y permanente”.

La formalidad con la que suele tratar los temas en su entorno laboral queda atrás cuando llega a casa donde le esperan sus tres hijos varones: Esteban de 9 años, Tristán de 4 años y David de 2 años.

Ser el gerente general de un proyecto como Town Center Costa del Este, que, prácticamente no se detiene nunca, convierte la misión de brindar tiempo de calidad a sus hijos, en todo un reto.

Sin embargo, De la Guardia está claro con que, precisamente, es el tiempo, el mejor regalo que se le puede brindar a esos seres, cuyos nacimientos le han dado las alegrías más grandes que ha sentido en su vida.

En entrevista con Capital Financiero el gerente general de Town Center Costa del Este habla sobre la importancia de la comunicación entre la familia, el legado que desea dejar a sus hijos y la influencia que han tenido en su vida, los consejos de su padre.

¿Cómo encuentra el balance entre su rol de ejecutivo y padre?
>>Creo que el mejor regalo que uno le puede dar a sus hijos es el tiempo. Aun cuando esto suena como algo simple, no siempre es fácil. Tratar de encontrar un balance entre trabajo y familia, en un entorno dinámico y cambiante, requiere de una comunicación constante. En los momentos en los que no siento que tengo un balance, me ayuda recordar que yo también fui niño una vez y que ese tiempo pasa muy rápido y se debe aprovechar.  Con los cambios constantes que vivimos, a veces nada se siente duradero y lo que siempre permanece son las memorias que se crean en familia.

¿Qué significado le podría dar a la paternidad?
>>Ver nacer a un hijo es posiblemente la alegría más grande que he sentido. Es una experiencia que no se disminuye ya sea la primera o la tercera vez. Es ser testigo de un milagro el cual te cambia de forma inmediata y permanente.

¿Cuál es la lección más valiosa que aprendió de su padre?
>>Mi padre fue profesor por muchos años. Dedicó gran parte de su carrera profesional a la educación. Me enseñó muchas cosas. Por ejemplo, de niño recuerdo que me decía: “El éxito se logra cuando la preparación se encuentra con la oportunidad”. Esta lección me ha servido mucho en mi vida y es algo que le trato de explicar a mis hijos, la importancia de siempre hacer su mejor esfuerzo y estar preparado, ya que uno nunca sabe cuándo se presentará una oportunidad.

¿Qué legado quisiera dejar a sus hijos?
>>Muchas veces, nuestros hijos son nuestros espejos. Saber que las virtudes tienen la posibilidad de vivir eternamente en los corazones de nuestros hijos, me lleva a tratar de darles el mejor ejemplo posible. Cuando crecen, sé que van a pasar por momentos difíciles. Si uno no está, son los valores aprendidos en casa, los que les ayudarán.

Más informaciones

Comente la noticia