Bayano y Río Indio le quitarían presión al Canal

Bayano y Río Indio le quitarían presión al Canal
Al Estado le corresponderá si los ejecuta o no| Archivo

Como parte del Plan Nacional de Seguridad Hídrica 2015-2050 (Pnsh), en diciembre de 2016, el Ministerio del Ambiente (Miambiente), a través del Consejo Nacional del Agua (Conagua), firmó tres contratos a un costo de $34 millones con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), cuya ejecución puede ayudar a la gestión del agua en el país y blindar la operación a futuro del Canal.

Emilio Sempris, ministro de Ambiente y presidente del Conagua, considera que el Pnsh es un esfuerzo que quedará en la historia como un ejemplo de planificación a largo plazo.

Los estudios del Río Indio; los de factibilidad para reservorios multipropósito en la cuenca del río La Villa y prefactibilidad para los ríos de Santa María, Parita y la subcuenca del río Perales para la producción de agua potable y actividades agropecuarias y el Análisis de prefactibilidad y factibilidad para determinar el potencial del río Bayano, avanzan en distintos porcentajes de ejecución.

Los estudios estarán listos en 2019”, es la promesa técnica de Daniel Muschett Ibarra, administrador de Capacidad Hídrica de la ACP, a cargo de la supervisión de los tres contratos.

Detalló  el avance de cada proyecto: El del río Bayano registra un avance del 90%, Río Indio  55% y el de Azuero 70%.

En septiembre de 2019 debe culminar el diseño final y la definición del área de afectación.

“Lo urgente e ideal es no perder el año 2020”, advirtió Muschett,  ya que el  paso siguiente sería convocar las licitaciones, estimando que la ejecución de las obras culmine en unos cuatro o cinco años, con el objeto de garantizar agua para el consumo humano, la producción, el turismo y la recreación.

Reiteró que la ACP debe entregar estos pliegos listos a Miambiente, pero el contrato solo implica elaboración de estudios y componentes.

El Estado tiene en sus manos la tarea de decidir “si se hacen, cuándo se hacen y cómo se hacen”, subrayó el administrador de Capacidad Hídrica.

De forma simultánea al esfuerzo técnico, la ACP trabaja con las comunidades de la cuenca en planes de capacitación, de combate al cambio climático y de producción de rubros como miel y café para cambiar sus condiciones de vida.

Los de mayor beneficio para el Canal de Panamá serían la potabilizadora de Bayano y la de Río Indio.

Proyecto Bayano
En el caso de Bayano significa dirigir las aguas del río hacia una potabilizadora.

Entre 12 alternativas, la más factible plantea utilizar las aguas que salen de la central hidroeléctrica, después que las turbinan, y generar una estructura para conducirlas a un tanque y de allí a una planta potabilizadora.

Muschett señaló que si se construye la potabilizadora de Bayano se reduciría la presión sobre Gatún y Alhajuela, que en la actualidad deben atender la demanda de nueve potabilizadoras, que producen más de 400 millones de galones al día.

Además, la demanda ha crecido y las previsiones de consumo para 2025 se cumplieron en 2012.

Julio César Castillo, representante del Ministerio de Salud (Minsa) ante la Junta Directiva del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), validó que el 78% del agua distribuida es extraída de la cuenca del Canal de Panamá.

Proyecto Río Indio
El diseño conceptual de un reservorio en Río Indio, y los proyectos de manejo de la cuenca, incluye el diseño de ingeniería y el trabajo con las comunidades establecidas.

En este caso se trata de identificar el mejor lugar para una presa, si es el caso, qué elevación tendría, cuáles serían las áreas que afectaría y levantar la información de quienes viven en la cuenca porque si se llega a hacer el proyecto, el embalse o reservorio no ocuparía toda la cuenca y se mantendría la presencia humana, expresó Muschett.

La labor socioeconómica con los residentes del área ha implicado mejorar los acueductos, trabajar en la titularidad de las tierras, en educación ambiental, reforestación y nuevos negocios.

De manera conceptual el proyecto establece la  creación de un reservorio y conectarlo a través de un túnel con el Lago Gatún.

La lógica es sencilla: Almacenar agua en los tiempos de lluvia para cuando entre la estación seca  o aparezca el Fenómeno de  El Niño, garantizar que los lagos estén siempre en niveles óptimos gracias al aporte del embalse complementario.

Proyecto Arco Seco
En el caso del tercer contrato que beneficiaría al Arco Seco, se completó la prefactibilidad en los casos de La Villa, Parita, Perales y Santa María.

Queda pendiente llevar a factibilidad el proyecto asociado al río La Villa que supone determinar reservorios, modos de ejecución y presentar un diseño conceptual.

De igual modo, la ACP inició una campaña de información para asegurar que los posibles usuarios tengan mayor conocimiento de estas actuaciones, centradas en garantizar el recurso hídrico para el Arco Seco.

Explicó que la gestión de los tres contratos se ha desarrollado desde un norte común: Generar documentos robustos que puedan pasar a la fase de licitación para diseño y construcción, incorporando costos ambientales, sociales y técnicos.

Violeta Villar Liste
violeta.villar@capital.com.pa
Capital Financiero

Más informaciones

Comente la noticia

Ver todas las noticias